Éxito del centro “The Morning Center”, la antítesis de Planned Parenhood

Éxito del centro ” The Morning Center” (estado de Tennessee, EEUU) la antítesis de Planned Parenhood. Ofrece conexión prenatal de servicio completo y la atención de maternidad a las mujeres de las zonas urbanas y desatendidas. El Centro busca traer un nuevo día en la atención de la maternidad y prodigar el amor de Jesucristo en las mujeres y los niños no nacidos que desesperadamente necesitan. El Centro no es sólo un centro de crisis de embarazo, o Centro de Recursos para el Embarazo. Es un centro médico en pleno funcionamiento, el cuidado de las necesidades reales, físicos de la mamá y el bebé a través de cada paso del embarazo, el parto y la atención post-parto.

 

| Deja un comentario

Dar a luz: el costo de seguir adelante

(Uruguay, aborto como en España). La historia de Alexandra, una mujer que pensó en abortar y se arrepintió antes de concretarlo, muestra que hoy el Estado ofrece más facilidades para interrumpir un embarazo que para dar vida. Alexandra baja despacio las escaleras de la maternidad del Pereira Rossell. Mira con sus ojos celestes enrojecidos de cansancio y sonríe con calidez, pero no fue un día sencillo para ella. Mía, una de sus dos bebés prematuros en CTI, no se alimenta bien. Y por haber intentado tanto con ella, no pudo atender a su otro bebé, Kevin. Esto le hace sentir un vacío como madre, dice. Está agotada, lleva ocho horas dando vueltas en el hospital y no come desde la mañana. Así suelen ser sus días desde hace un mes, cuando nacieron sus chiquitos. Esos niños que un día pensó abortar.

¿En algún momento te dijeron que tenías la opción de seguir con el embarazo y darlos en adopción, o seguir y recibir ayuda de algún tipo? No, nunca me dijeron nada de eso. Alexandra se fue sorprendida. “Pensé que me iban a insistir con que no me lo sacara, o ponerme alguna traba, o darme más tiempo. Que me iban a dar pie para arrepentirme. Me resultó extraño que fuera tan rápido y tan fácil, que me dieran todas las armas para yo sacármelo. Yo necesitaba que alguien me dijera no.  Alguien que me hiciera pensar”. Todavía estaba a tiempo de iniciar el proceso  (estaba de siete semanas), pero algo había cambiado en su interior. Cuando ella decidió seguir con su embarazo, “el Estado le soltó la mano” y le negó distintas ayudas. Fue al BPS a gestionar un subsidio y le dijeron que no le correspondía porque estaba “en el tope de los aportes por la composición de su familia”. + en ElPaís.com.uy

En España es igual. Dejamos aqui una de tantas denuncias.

| Deja un comentario

La extraordinaria carta de una mujer al hombre que la hizo madre soltera

Cuando Madi Baker, una chica que se convirtió en madre soltera a los 19, se vio bebeembarazada y abandonada por su novio, creyó que el mundo estaba terminado para ella. Más tarde, sin embargo, el amor que descubrió al lado de su pequeña le llevó a sentirse agradecida con la vida y sí, también con aquel que se fue dejándola sola. ¿Te sorprende? Lee con atención la conmovedora carta que escribió a este hombre y lo entenderás todo:

Sé que podría haberte enviado esto por correo electrónico o a través de una carta, pero también sé quién eres y me doy cuenta de que las posibilidades de que te des el tiempo para leer algo son muy pocas y prácticamente nulas. Sin embargo, sin importar si te das el tiempo para sentarte y leer esto o no, me gustaría darte las gracias. Gracias por todo lo que has hecho y gracias por todo lo que me has dado. Ahora, si te conozco de la forma que creo hacerlo, probablemente te estás preguntando por qué te doy las gracias. Después de todo, me abandonaste ¿recuerdas? Pero eso es exactamente por lo que te agradezco. Al haberme abandonado de la forma que lo hiciste, me has dado muchas cosas. Déjame explicarlo. La mayoría de las personas a los 19 años se divierten y viven su vida universitaria al máximo. Mis amigas hablaban de chicos con los que querían salir, fiestas en las que habían bailado con demasiadas personas y noches en las que bebían tanto que no recordaban nada después. Solía envidiarlas, solía tener celos. Solía sentarme en mi cuarto los sábados en la noche, con 6 meses de embarazo, y te maldecía por haberme puesto en esta situación. Sabía que ibas a los bares, sabía que andabas por ahí embriagándote y juntándote con esa morena… Y por cierto, deberías saber que sé la razón verdadera por la cual no viniste al hospital a verme: estabas demasiado ocupado emborrachándote en una fiesta de Halloween. Dejando eso de lado, he aceptado que hayas decidido no ser parte de la vida de nuestra hija después de haber estado tres años juntos y me abandonaras al saber que estaba embarazada. Solía odiarte por ello. Pero me gustaría agradecerte porque al abandonarme, me diste la posibilidad de experimentar la felicidad de criar a nuestra hija y eso es algo que no tengo como pagarte. Gracias por dejarme darle a nuestra hija el amor y el afecto suficientes como para que no se diera cuenta de tu ausencia. Gracias por haberle dado esos ojos café oscuro que miro antes de que se duerma todas las noches. Gracias por haberte ido en el momento en el que lo hiciste, porque ambos sabemos que igual nos hubieras dejado tarde o temprano y de esta manera ella no supo que era tenerte sólo para luego sufrir con tu ausencia. Gracias por darme una gran historia para contarle cuando sea hora de hablarle de sexo, para decirle que acostarte con alguien no hará que te ame más y que embarazarte no hará que se quede contigo. Puede que me sienta mal con sólo escuchar tu nombre, pero no hay día en el que no te agradezca haber hecho posible que ella existiera. Pero más importante aún: gracias por forzarme a crecer. Dejar la universidad que amaba para ir a la universidad estatal que estaba cerca de mi casa no era el plan ideal que había imaginado para mi futuro. Trabajar tiempo completo, tomar clases de noche y estar despierta toda la noche con un bebé que no paraba de llorar no era necesariamente lo que había pensado que estaría haciendo a los 19. Sin embargo, no cambiaría nada. Al haberme dejado, me permitiste encontrar a alguien mejor para mí, alguien que compatibilizaba con la situación que vivía. Alguien que quería ayudarme y que no sentía miedo ante mi situación. Gracias por hacerme reevaluar mis prioridades, por permitirme entender que Whisky con Coca Cola es el trago de mi pasado y que los jugos son mi futuro. Gracias por permitirme comprender que escuchar a una pequeña niña hablarme siempre le ganará al sonido de un DJ en una fiesta universitaria. Gracias por enseñarme que miles de pañales sucios son más preferibles a despertarte solo y con el vómito de la noche anterior. Me hiciste crecer, me permitiste ver no sólo que podía ser una mamá increíble, sino que también podía ocupar el rol de padre. Ser madre soltera ha sido uno de mis logros más grandes porque me ha demostrado que soy capaz de cualquier cosa. A veces extraño la vida que solía tener, la que compartía contigo. Pero luego la realidad me golpea, y la pequeña niña que ni siquiera quisiste conocer me mira y me sonríe. No me puedo imaginar no tenerla y no la cambiaría por nada del mundo. A los 19 estaba asustada, y sabía que tú también, pero yo no escapé. En vez de deshacerme de la situación, seguí adelante y superé los obstáculos que se me presentaron. Un día, cuando sea mayor y entienda mejor las cosas, se dará cuenta que fui yo quien la crió, que fui yo quien se sacrificó. Así que gracias por seguir con tu vida y ser el ser humano egoísta del que mi padre siempre me advirtió. Nuestra relación nunca fue un cuento de hadas, pero al menos conseguí tener una pequeña princesa. De alguna forma, me diste mi propio cuento de hadas, una vida llena de felicidad y un ‘y fueron felices para siempre’ con mi hija. Me has enseñado que a veces el príncipe azul no es quien salva a todos y te hace feliz: A veces el príncipe azul es una pequeña niña con un lazo en su cabello que te dice ‘mami’. Sopitas.com

| 4 comentarios

Su Vida cambia al encontrarse a unos rescatadores Juan Pablo II, “ha sido providencial”

Un sábado de agosto por la mañana, una mujer se halla sentada en el muro próximo al abortorio Dator. Parece que espera algo. Lleva allí más tiempo que yo, y la veo mientras que aparco. Quizás sea alguien que también ha venido a hacer rescates, pero Marta tampoco parece conocerla. Nos acercamos a ella y Marta la pregunta si estaba allí por la clínica, a lo que ella responde, inicialmente poco reacia a la conversación, que sí, efectivamente estaba allí esperando su hora.

La conversación fue larga y abarcó muchos temas, pero lo más sorprendente fue presenciar como la mujer fue abriéndose a lo que la decíamos, como nuestras palabras calaban y como ella accedía a compartir con nosotros.  Dice que siempre ha estado en primera fila a favor del aborto. Claudia, como llamaremos a la mujer, nos contó que hace años había practicado un aborto,  algo le estaba costando esta vez. Era el segundo día que había pedido cita para practicarse el aborto, ya que la anterior vez no se vio capaz de entrar, y todavía había algo que tiraba de ella. Pero nos escucha, poco a poco va abriéndose.

Su primer y único aborto lo sufrió en Isadora. Nos contó que fue sola, y que a la vez que ella la practicaron el aborto a una chica joven, una niña a sus ojos. La niña repetía que no tenía opciones, que sus padres querían que abortase; y como era menor, era lo que contaba. Durante la operación, anestesiaron a Claudia, por lo que su primer recuerdo fue despertar sola, en la camilla, sin una mísera manta que tapase su cuerpo y totalmente aterida de frío. En una camilla próxima se encontraba la niña todavía en el sueño químico de la anestesia, y, al igual que ella, se encontraba descubierta. Afirmó que una vez habían cobrado y le habían practicado el aborto, el centro cambió, las atenciones del principio se tornaron en desdén y prisas para que liberase la camilla. Ella tenía muy claro que el negocio del aborto es un negocio serio, que los abortorios son empresas que buscan hacer dinero, y, por supuesto, que no están allí por caridad; y esta experiencia la ayudó a verlo aún más claro.

Finalmente, tras hablar con ella, Claudia decidió no entrar, y quedó en visitar un día la asociación MásFuturo. La acompañamos al metro, estando ella mucho más animada. Nos despedimos mientras ella bajaba las escaleras del metro, llevando a su hijo en su vientre, y una sonrisa en sus labios.

Sin embargo, quizás lo más curioso  es que, en principio, no íbamos a ir a hacer rescates en Dator, y sólo fuimos allí porque las otras dos personas que iban a venir con nosotros se quedaron dormidas. Claudia, que siempre se definió como agnóstica, había pedido una señal, y providencialmente, un descuido llevó a que estuviéramos a la hora justa en el lugar preciso para poder hablar con ella, y de esta forma Dios nos utilizó como herramientas para salvar a su hijo, y rescatarla a ella. Unos días después, nos cuenta que está estudiando el último año de su carrera universitaria y que nuestro encuentro ha sido “providencial” . Ha encontrado mucha paz.  Guillermo Welch, Rescatador Juan Pablo II.

| Deja un comentario

Otra muerte en el abortorio DATOR. ¡Queremos saber!

Este jueves día 27 de agosto de 2015, a las 20:30 llega al abortorio Dator un furgón de la empresa de servicios funerarios PARCESA para llevarse del abortorio a una mujer. Como siempre unos vecinos hicieron varias fotos y nos las enviaron. 27-8-2015La historia se repite. El 16 de abril del 2015 otros vecinos nos enviaron estas fotos:16-4-2015En septiembre de 2014 otros vecinos nos llamaron urgentemente, no hicieron fotos pero habría registro de lo ocurrido. La funeraria se llevaron a otra mujer.
¡QUEREMOS SABER!

| 2 comentarios

El Niño del Globo


El protagonista de nuestra historia, Johnny, drogadicto, tiene un sueño extraño que tiene relación clara con la trágica desaparición de toda su familia en plena adolescencia. En este sueño, se enamorará de una chica delante de una clínica abortista. Obsesionado por la chica de su sueño, y a pesar de su ateísmo, le pide a su amigo Fidel si Dios podría sacarla del mundo de los sueños y convertirla en una criatura de carne y hueso. Pero la respuesta del abuelo se hará esperar. Junto al viejo Fidel, Johnny emprenderá un viaje misterioso, un camino interior lleno de riesgos y de peligros, que finalmente le llevará a lo alto de una montaña, lo que cambiará para siempre el destino de su vida.

| Deja un comentario

Vídeo de un aborto a las 22 semanas de gestación

Aviso: no está permitido a menores

Sin título

| 2 comentarios